martes, 5 de febrero de 2013

LE PREGUNTO A LOS PSIQUIATRAS: ¿ACASO EL DESEO DE MUERTE HACIA SERES HUMANOS SE LE PUEDE LLAMAR PSICOPATIA SOCIAL?


Primero empecé a captar un deseo de los ciudadanos de que mataran a los que están haciendo violencia en este momento y la consecuencia es que muchos añoran que el ex presidente vuelva al poder para responder con violencia a estos grupos armados de todo tipo. Recordemos como este ex presidente maneja el lenguaje.

 
Pensé que el solo hecho de los ciudadanos pedir la muerte de otros seres humanos es también relacionado con pensamiento psicópata social y que a su vez todo el que plantee esto así sea un gobernante es un portador de pensamiento psicópata social, es decir el deseo de muerte de seres humanos.

 
Luego vi en Youtube una critica a Stalin que de todas maneras así sea una producción malintencionada es indiscutible que ese dirigente manejaba un lenguaje psicópata social, es decir el deseo de la muerte a personas de su mismo país y del extranjero. Cada país debe esclarecer lo más posible su propia historia.

 
En la guerra fría mantuvieron discursos de pensamientos de psicopatía social, los arsenales nucleares de ambos corresponden a una psicopatía social aplicada.

 
Las bombas atómicas contra dos ciudades del Japón y en todas las intervenciones militares, el pensamiento psicópata social fue necesario para hacer la guerra: querer de un momento a otro matar seres humanos.

 
Los hinchas furibundos que se arman con palos, botellas, piedras, armas de fuego, machetes y se lanzan en esas batallas que dejan muertos y heridos, los mueve ese pensamiento correspondiente a un psicopatía social, un pensamiento de muerte.

 
Los vecinos de un lugar que cogen al ladrón infragante y en turba lo linchan, tienen en su pensamiento un pensamiento de psicopatía social.

Todos los grupos armados ilegales los une una psicopatía social, tienen claro que su misión es darle muerte a seres humanos. De los estamentos armados legales tienen psicopatía social cuando se salen de la ley legal.

Lo anterior se convierte en bobadas cuando nos colocamos  los lentes de una ideología, todo se explica de otra manera, cada lente da una explicación diferente a los sucesos históricos y a los acontecimientos actuales.

Me voy a tener que leer un libro de Freud que se llama “Sicopatología de la cotidiana” o simplemente dejar este tema en reposo.

Enrique

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.