martes, 27 de noviembre de 2012

CAMBIAR COMO SE ENSEÑAN LAS MATEMATICAS EN PRIMARIA



El problema del aprendizaje de las matemáticas no se encuentra río abajo sino río arriba, no se encuentra en los estudiantes sino en otros factores.

Los profesores de matemáticas por lo general son unos descrestadores con su conocimiento, m miren yo soy capaz de hacer eso y ustedes no, lo piensan desde que empezaron a aprenderlas, entonces la enseñanza de las matemáticas se convierte no en enseñanza sino en apabullamiento, miren yo hago esto y ustedes no, y claro hay estudiantes que si lo pueden hacer y sienten que nacieron otros igual a si mismo.
manejan buena autoestima.

 
En los estudiantes hay dos tipos de personas frente a las matemáticas, los primeros le cogieron el tiro a la forma abstracta desde un comienzo, no necesitan relacionar lo abstracto con elementos reales, no necesitan saber que 2 por 2 está relacionado con cosas materiales, los del segundo tipo necesitan constantemente relacionar las matemáticas con objetos reales, no les gusta que les metan la mano en la boca, son empíricos, es decir el conocimiento tiene que estar de la mano con la materia, entonces el profesor de matemáticas en todos los casos escoge darle matemáticas a los que entienden las matemáticas, a los demás los obliga a sus procedimientos que son en base a abstracciones.

La propuesta que hago es que en primaria el enseñar matemáticas se debe hacer en base a objetos materiales siempre, para que tanto unos y otros aprendan los fundamentos, que se olviden de todo ese arsenal de conocimientos que tienen, que se concentren mas en el constructivismo, es decir en enseñar con cosas, didácticamente, de esta manera los niños organizan su cerebro para cuando lleguen a abstracciones mayores las puedan entender.

Por eso es fundamental que en importancia el profe de matemáticas de primaria no sea el verraco en operaciones matemáticas sino en pedagogía de las matemáticas. En el bachillerato la abstracción es la que debe primar.

Si en primaria esa franja de niños que no aprenden matemáticas correctamente, seguirán sufriendo en todo el proceso de bachillerato pues no tienen la base fundamental  que debe ser enseñada con objetos reales.
Parte del éxito de la enseñanza es el trabajo individual con los estudiantes, por ello el que los padres de familia se involucren en el proceso inicial de la enseñanza de las matematicas es fundamental.

Hay dos polos de estudiantes: lo que definitivamente no aprenden, necesitan una atención personalizada, no cantaleta, no regaños, no pelas, no amenazas, y los que son muy buenos para las matemáticas necesitan semnilleros por fuera del aula.

Enrique

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.