domingo, 21 de octubre de 2012

LA PESADILLA DE LOS INTELECTUALES


Esto de ser intelectual es toda una trampa, se tira uno cantidad de ahorros por todo lo que estudia, que tomado el tiempo y el dinero da para comprar algo de finca raíz para uno vivir bien, la verdad es que   todo lo que se consigue termina destinado al estudio.

Quién gana cuando el país dice que tiene tantos Doctores, tantos en posgrados, especializaciones, pre grados etc. Pues el gobierno saca pecho y dice la cantidad, pero lo que existe detrás de esa cantidad es una cantidad de gomosos del conocimiento que han sacrificado su vida tras una calidad académica y un detrimento personal.

Solo algunos intelectuales les va bien económicamente, los demás se tienen que matar de un lugar a otro por horitas, diciendo la misma carreta en  cinco o diez universidades, sin un proyecto científico, pero eso si tienen que mostrar la cantidad de papeles que acrediten lo duros que son en los temas.

Los intelectuales del magisterio, empiezan con sueldos de vendedor de minutos de celular  y para ganar bien se necesitan muchos años, fuera de eso hay que estudiar e invertir lo que uno debería es  invertir en finca raíz, en un nuevo estudio que vale mucho dinero, para que finalmente avance la vida y se vea que no se ha conseguido dinero a pesar de todo el estudio hecho, que los vecinos que no han estudiado y han sido juiciosos tienen sus propiedades y no se sometieron a tanta joda.

Un maestro con que moral le dice a los estudiantes que estudien carreras, posgrados, doctorados y todo eso, si la labor fundamental del intelectual es mes a mes entregarle sus ganancias a los bancos que les presta para sus estudios.

Y claro sin contar el costear los hijos, porque el intelectual si acaso tiene cero, uno o dos hijos, pero eso si, los mete en las mejores universidades si no pasan a las publicas para que acaben como locos endeudándose hasta los tuétanos.

Claro que no todo es malo, los intelectuales están dentro del diez por ciento de los privilegiados que se jubilan en el país.

Enrique

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.