jueves, 5 de julio de 2012

CARTA A LOS CAMPESINOS RICOS EN HUMILDAD DE MI PAIS


Amigos y queridos campesinos

Con respecto a todo lo que trabajan diariamente con la tierra sembrando y preparándola para las cosechas, les sugiero que  hagan cuentas de cuantas horas trabajan al día, tomen en cuenta las horas extras y vean si vale la pena trabajar un mes la agricultura, sino se sacan el salario mínimo arañando la tierra es mejor que se vayan a la ciudad.

Hoy en día no los necesitan sembrando  maíz porque ya el país lo importa o otros alimentos que se producen de manera masiva en extensiones grandes, es decir ya una pequeña parcela no sirve para nada, es un estorbo, es demasiado el esfuerzo para sacarle algún producto.

Es decir ese campo que conocimos ya no existe, solo es válido la producción a gran escala, esas pequeñas huertas pasaron a la historia, ya el Estado no los ayuda en casi nada.

En esas pequeñas parcelas solo quedan las personas más humildes, con menos formación académica y sufriendo para sacar algún producto y no morirse de hambre, pero ya está tocando fondo la pobreza en esas pequeñas fincas, ya la tierra no produce por sí sola, hay que meterle mucho abono y químicos para que de algo.

Cada vez que un pequeño agricultor se va a la ciudad merman los alimentos agrícolas y aumenta la demanda porque el campesino que llega también come.

Se concentra la necesidad de comer de la mayoría de la población en las ciudades y qué queda?; en tiempos de mi abuelo el país era totalmente agrícola, hoy en día ni es industrial, ni agrícola, ni minero, ni nada, vive de milagro; el café lo dejaron acabar que era una fuente de empleo muy importante.

En el campo en todas partes encuentra uno casas abandonadas por que leyeron este escrito… mentira porque la realidad los saco del campo y esta carreta no lo va a leer casi nadie.

Enrique

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.