miércoles, 9 de mayo de 2012

LA PELICULA LOS CUATROCIENTOS GOLPES

Veía ese niño(a Antoine Doinel) con ese despelote familiar, con un papá que no le colocaba cuidado, solo pensaba en las carreras de autos, estilo vago adulto, una mamá sin amor al hijo y con amante, es decir el niño tenía padres y a la vez no los tenía.

Empieza a ser un delincuente y claro termina robando. Pensaba que si ese fuera un niño de hoy cuando llega al centro de la ciudad le pasan dos cosas, primero toda la urbe está dividida en pequeños territorios, por una parte de indigentes que piden dinero y por otra de ladrones, cada uno cuida su feudo y cuando llega un niño nuevo este o es aceptado desde que quede esclavo del dueño del pequeño territorio o es rechazado, es decir si no se va le dan una puñalada, a eso se le suma que son drogadictos con venenos que los destruyen muy rápidamente como el pegante de zapatos entre otras.

En la película no hay eso, rápidamente lo envían a una institución carcelaria para jóvenes y no termina en nada o termina y el final no me gustó para nada. O el final era para…. Con la crisis familiar que hay hoy en día, tanto desempleo, le dejan los hijos a los tíos, a los abuelos, cuidadores etc. uno ve que de milagro los pelaos salen adelante y uno sabe que la descomposición familiar va a seguir adelante. Pobres generaciones futuras, ricos en problemas. Vale la pena ver esta película en blanco y negro pero muy actual.

Enrique

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.