miércoles, 2 de mayo de 2012

LA APLICACION ACTUAL DEL CONSTRUCTIVISMO

Para tener en cuenta la variable de el constructivismo hay que tener en cuenta lo real, es decir cuántos estudiantes tiene el educador por grupo, cuánto tiempo trabaja, y que elementos materiales posee. Por ejemplo si para el constructivismo se necesita la preparación de cada clase con un tiempo igual al de la clase el educador tendría que trabajar 40 minutos extras más por cada clase, tiempo que tendría que ponerlo de su tiempo personal libre o que se debería pagar como tiempo extra.

Claro está que esto se plantea con el prototipo de educador constructivista y no del educador criticado que es otra versión. Hoy en día se tiene la concepción de que lo máximo para preparar una clase es dejar un taller con módulos fotocopiados, esto es un nivel bueno, pero los recursos no dan para talleres con más elementos materiales es decir la educación sigue siendo teórica y no constructivista. El constructivismo se plantea entonces profesores que planifican con mucho tiempo cada clase, que tienen todos los elementos materiales que acompañan la clase, y que tienen el suficiente tiempo de revisar muy pausadamente los trabajos de sus pupilos, es decir calificar a la lata no es posible en el constructivismo.

Después de la ola de constructivismo que hubo hace unos años donde la mayoría de colegios se declararon constructivistas sin saber qué era eso, vino la oleada de tesis gubernamentales que declararon que la educación se tenía que masificar y en recortar personal, esto posibilito el aumento de fuentes de empleo en el sistema de salud en el área de psiquiatría atendiendo maestros estresados y bajó la calidad de la educación a niveles escandalosos no reconocidos públicamente. Entonces que se puede hacer…que se puede plantear… Es innegable que seguimos en un enfoque tradicional, conductista donde no existen los elementos apropiados para plantear el constructivismo en la escuela, porque simplemente la inversión estatal en educación es insuficiente pero a pesar de ello: ¿qué podemos hacer?, ¿cómo mejorar algunas cosas mínimas?

 Claro está que no por ello vamos a tener un nivel deseado. En primer lugar hay que dejar esa concepción de que el maestro es el culpable de que no exista constructivismo en la escuela, claro está que siempre que se ataca al maestro se pone de referencia a los maestros que son deficientes en algunos aspectos concretos, y cuando se ataca económicamente se coloca como ejemplo a los maestros que lograron doble jubilación y que por fin empezaron a ganar buen dinero pero ya mermada la salud, donde lo ideal es que el maestro gane dignamente en todo el trayecto de su vida y no solamente al final del trayecto educativo. Finalmente prohíben pedirles plata a los padres de familia para fotocopias y otros elementos, el colegio solo tiene para tiza. Volvimos a la edad de piedra.

Enrique

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.