miércoles, 4 de mayo de 2011

VIVIR DE LA VIOLENCIA ETERNAMENTE

Con la muerte de Bin Laden me acorde de la muerte de un narcotraficante colombiano.

Cuando en Colombia mataron a Pablo Escobar, todos pensábamos o nos hicieron creer que el narcotráfico había terminado, tantos millones de dólares para exterminar una persona era lo justo que se terminara esa empresa criminal.

Luego aparecieron otros capos y el gobierno les daba publicidad y les ponía precio a sus cabezas, entonces ya el más peligroso no era el numero uno sino el número dos, luego no era tan peligroso el numero dos sino el que le seguía y así sucesivamente.

Si no se acaba la violencia es porque se vive de la violencia.

 Enrique

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.