miércoles, 30 de junio de 2010

LOS DOLCINITES Y EL MARXISMO

Hubo un tiempo en el que la iglesia quemaba los herejes, es decir los que no estuvieran con su orientación dogmática, borraba del mapa a una cantidad de variantes de cristianismos; pueblos y lideres; fueron torturados y quemados.

Una de esas sectas eran los dolcinites, tengo poca información de ella, en la película En nombre de la rosa, plantean que predicaban la pobreza, como los franciscanos, pero a diferencia los dolcinites asesinaban a los ricos.

En ese tiempo la riqueza de la iglesia era impresionante, tierras y oro en cantidades mientras los pueblos estaban en la miseria.

Acabaron con los dolcinites pero cuando en la historia no se hace una batalla elegante, sino que se define a la berraca, las ideas perduran como en un inconsciente social. Esas ideas a mi modo de ver renacieron en el marxismo, el cual empezó con unos estudios muy centrados en las relaciones económicas, en lo material, pero cuando prometió una vida comunista, empezó su visión religiosa del mundo. Planteo que el mundo podía vivir sin ricos, en una sociedad igualitaria, y esto sirvió para que esa ideología se apoltronara en numerosos movimientos que asemejaban a organizaciones religiosas por su fe en lo que hacían, no se llamaban entre sí hermanos sino camaradas, compañero, morían por sus ideas, pretendían ser puros, odiaban a la iglesia, amaban a los pobres y su salvador no era Cristo sino el proletariado.

Enrique

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.